procesos de transformación empresarial

Aplicar procesos de transformación empresarial para aumentar la productividad y rentabilidad de su negocio es el reto actual de muchas empresas. No resulta una tarea fácil y es conviente abordar varias preguntas para lograrlo:

  • ¿Qué problemas hay que resolver?
  • ¿Qué resultados se esperan alcanzar?
  • ¿Con qué plataforma contamos para gestionar los procesos de negocio?

Para responder éstas y otras cuestiones contamos con la era tecnológica y varias herramientas que nos ayudarán a alcanzar la mejora de procesos empresariales para descubrir nuevos mercados y avanzar de cara al futuro.
Para empezar la transformación, que por cierto tendrá que ser paulatina, es conveniente pensar en las áreas de oportunidad existentes y a partir de ahí establecer parámetros concretos para mejorar.

 

10 Consejos para iniciar un proyecto de transformación empresarial (primera parte)

 Toma nota de las siguientes prácticas y adóptalas en el proceso de mejora:

 

1. Asignar un responsable de proyecto

Tienen un papel crítico y, por ello, deben ser efectivos a la hora de cambiar la forma de actuar de los distintos departamentos. Pueden ser una o varias las personas encargadas de llevar a cabo el proyecto, no solo gestionando las tareas del día a día sino adoptando comunicaciones eficaces.

 

2. Desarrollar una hoja de ruta óptima

La hoja de ruta es una herramienta que ayuda a planificar y organizar las acciones previstas por una empresa. Dados los cambios tecnológicos, debemos contar con estrategias de comunicación y marketing competitivas y adaptables a las exigencias del mercado. Además. gracias a las nuevas herramientas tecnológicas, el consumidor es el protagonista.

 

3. Crear un plan de gestión de cambios

Los procesos de transformación empresarial forman parte de proyectos concretos que cuentan con varias etapas. Por ello, el plan debe abarcar todo su ciclo de vida, desde la toma de conciencia del mismo hasta su implementación.

 

4. Construir un plan de conciencia temprana

La transformación y adaptación que hacen las empresas para asegurar la competitividad en el mercado plantea muchos retos. Para acabar con la vacilación y resistencia existentes es necesario crear una conciencia temprana a través de la comunicación, primero a los líderes de la organización, y después a toda la plantilla.

 

5. Identificar las necesidades de la empresa

No existe un único proceso de transformación empresarial exitoso. Sin duda, los más relevantes son aquellos cuyos resultados son financieros o estratégicos y se han llevado a cabo de forma organizada incluyendo:

  • los procesos
  • la gestión
  • la organización
  • la tecnología
  • la estrategia
  • la cultura empresarial

Toda este plan de cambio debe ser consistente en el tiempo, y para ello es necesario tener claras las necesidades de la empresaLa prioridad debe ser concretar al máximo y responder a cada necesidad: mayor eficiencia, reducción de coste, aumento de los beneficios, conocimientos de un producto concreto, etcétera.

Las empresas deben ser organizaciones dinámicas, contar con aprendizaje continuo y ser capaces de anticiparse y adaptarse a los cambios del mercado. En consecuencia, les será posible alcanzar un nivel de competitividad adecuado.

Por otra parte, los directivos han de contar con un sistema inteligente que les permita saber en todo momento la situación de la empresa. Por ende, podrán apoyarse en los recursos, herramientas y metodologías existentes, tanto interna como externamente.

Cuanto más claras estén las necesidades reales de una organización, más fácil será crear un programa de transformación que ayude a todos los trabajadores a desempeñar una labor excelente. Asimismo, el apoyo de la dirección será una ayuda para implicar a la plantilla.

¡Sígue atento a nuestro Blog para leer la segunda parte de este post!