La transformación digital se basa en integrar las nuevas tecnologías para la mejora de procesos empresariales. Se trata de potenciar las distintas áreas de una empresa con el fin de cambiar su funcionamiento. El objetivo final es la digitalización de procesos empresariales para incrementar la competitividad de la empresa, ofreciendo mejores servicios a sus clientes. Hoy en día, la adaptación y mejora contínua son claves para el éxito de las compañías.

En la actualidad, empresas grandes como Amazon han hecho que los clientes tengan muchas expectativas y sean exigentes a la hora de comprar sus productos de manera digital. Lo que desean los clientes es obtener toda la información que necesitan de forma accesible, que el servicio sea manejable y rápido, que la empresa esté disponible las 24 horas del día y que exista un trato personalizado.

 

Factores a tener en cuenta para poner en marcha la digitalización de procesos empresariales en tu empresa

Créenos cuando te decimos que hoy más que nunca es conveniente optar por la digitalización de procesos empresariales. Los costes se reducirán notablemente, al igual que los plazos de entrega, mientras que la productividad aumentará.

¿Quieres saber cómo hacerlo? Desde aquí te damos algunos consejos para poder agilizar la transformación digital y la mejora de procesos empresariales. ¡Toma nota!

 

1. Piensa en cuáles son las limitaciones de tu empresa

Todas las compañías tienen limitaciones, pero estas se ven acrecentadas cuando no existe una evolución acorde a las nuevas tecnologías. Cualquier empresa que desee prosperar en el mundo de los negocios debe poder operar desde cualquier lugar, llegando a todo el mundo y siendo capaz de manejar su negocio con una infraestructura mínima. De esa forma, piensa en éstas y otras limitaciones de tu empresa y desafíalas.

 

2. Ten en cuenta la experiencia del consumidor

Es posible incrementar la eficiencia de una empresa tratando algunos asuntos urgentes relacionados con el cliente. Una de las finalidades de cualquier proceso de digitalización es aumentar la producción, no sin beneficiar antes al usuario o consumidor.

Para ello es importante saber qué piensa o qué le satisface. Su involucración es fundamental a la hora de mejorar la experiencia de cliente en nuestra compañía.

 

3. Agiliza el proceso

No te quedes dormido en los laureles. Avanzar rápidamente será muy beneficioso para tu empresa. Ahora bien, ciertos desafíos como la toma de decisiones en el desarrollo de las IT puede ralentizar dicha digitalización.

Lo mejor para agilizar el proceso es dividir las tareas, delegando las decisiones al equipo que forme parte del proyecto, y contando con un fuerte soporte para los programas digitalizados.

 

4. Crea un equipo con habilidades digitales

Como ya hemos mencionado anteriormente, la digitalización es la clave del éxito. Afrontarla es el siguiente paso, amoldándola a nuestro entorno de trabajo. ¿Cómo? Adaptando los equipos para aprovechar al máximo estos recursos digitales y formándolos para que aprendan a gestionar los procesos de un modo más eficiente.

Crea un equipo interno cualificado, con habilidades digitales, dales las herramientas necesarias y confía en ellos para que lideren la transformación digital.

 

5. Adopta estrategias específicas e impulsa un nuevo entorno digital

Para que tu negocio prospere y se muestre competitivo no puedes conformarte con el uso de la tecnología digital más básica.

Los usos más avanzados no deben ser aprovechados únicamente por las empresas más innovadoras. Hay que superar las barreras y acceder a otras formas competitivas de trabajar. Cuenta con proveedores de confianza, especializados en procesos de transformación que puedan ayudarte en este camino.

 

6. La web móvil, redes sociales y publicidad online: asignaturas pendientes

La presencia digital de una empresa empieza por una web responsive, adaptada a todos los tipos de dispositivos, que facilite la comunicación con sus clientes y clientes potenciales. Esta es una funcionalidad básica que no debería faltar.

Por otro lado, la presencia de tu negocio en las redes sociales resulta también fundamental. Escoge aquellas en las que tu cliente esté presente puesto que el objetivo es facilitar la comunicación con él. Asimismo, muchas empresas no emplean las redes para lanzar campañas publicitarias, algo a valorar para promocionar de forma puntual tus servicios o eventos.