A diferencia de lo que la mayoría de gente piensa, la transformación digital no es un fin sino un medio. Por este motivo, es necesario convertir la tecnología en la mejor aliada de las personas y dejar atrás las posibles enemistades que se hayan originado con ella.

Si se analizan los factores que tienen un papel importante en el logro de una transformación digital exitosa, por ejemplo la globalización, la digitalización, el consumo, etc. se observa que las personas son en todo momento el motor de ese cambio. Por consecuencia, una transformación digital no podrá alcanzar el éxito sin el apoyo directo de un equipo que camine a su lado.

Involucrar al equipo

 

Cualquier cambio provoca miedo y las nuevas herramientas tecnológicas muchas veces son vistas por las personas como un obstáculo más en el día a día del trabajo. Es por eso, que el paso previo a la transformación digital de cualquier negocio debe ser involucrar al equipo en el planteamiento y enseñarle cuáles son los objetivos de la evolución que está a punto de iniciarse. Es importante destacar cómo la propuesta de valor de la compañía se puede beneficiar de las oportunidades que estas tecnologías ofrecen.

Nuevos perfiles tecnológicos

 

Un punto clave en la transformación digital de un negocio es saber qué perfiles se necesitan en esa nueva era. Cada vez son más las empresas que demandan perfiles tecnológicos en sus plantillas. Ante esta situación, es necesario que las empresa elaboren un plan de formación digital para que todo el equipo cuente con los conocimientos y herramientas necesarias para contribuir, desde su rol, a la consecución de los objetivos de transformación.

En definitiva, el éxito del proyecto solo podrá alcanzarse si toda la organización camina de la mano de la transformación digital y aprenden de ella aportando valor. Desde Strategying ayudamos a las empresas a gestionar el cambio para poder acompañar a los trabajadores y a las empresas en todo el proceso de transformación digital.